Gracias, Señor, por tu Misericordia

"La Resurrección de Lázaro", Rubens

«La Resurrección de Lázaro», Rubens

Gracias Señor por tus misericordias,
que me cercan en número mayor
que las arenas de los anchos mares
y que los rayos de la luz del sol.
Porque yo no existía y me creaste,
porque me amaste sin amarte yo,
porque antes de nacer me redimiste,
Gracias, Señor.

Porque me diste a tu bendita Madre,
y te dejaste abrir el corazón
para que en él hallase yo refugio.
Gracias, gracias, Señor.

Porque yo te dejé y Tú me buscaste,
porque yo desprecié tu dulce voz
y Tú no despreciaste mi miseria.
Gracias, Señor.

Porque arrojaste todos mis pecados
en el profundo abismo de tu amor,
y no te quedó de ellos ni el recuerdo.
Gracias, gracias, Señor.

Porque bastaba para redimirme
un suspiro, una lágrima de amor
y me quisiste dar toda tu Sangre.
Gracias, Señor.

Por todas estas cosas y por tantas,
que conocemos nada más Tú y yo
y no pueden decirse con palabras.
Gracias, Señor.

¿Qué te daré por tantos beneficios?
¿Cómo podré pagarte tanto amor?
Nada tengo, y nada puedo.
Mas quisiera desde hoy
que cada instante de mi pobre vida,
cada latido de mi corazón,
cada palabra, cada pensamiento,
cada paso que doy
sea como un clamor, que te repita
lleno de inmensa gratitud y amor
¡Gracias, Señor, por tus misericordias!
¡Gracias, gracias, gracias, Señor!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*